En este blog hablaremos sobre la “Construcción de los roles de género, violencias y desigualdades en la publicidad”. Desde el punto de vista de la comunicación analizaremos la situación actual de la sociedad y cómo afectan las disigualdades de género a las pautas colectivas de conducta. En las diferentes entradas profundizaremos en los diferentes aspectos que engloba nuestro tema, poniendo ejemplo reales vinculados al mundo de la publicidad.

dilluns, 11 d’abril de 2011

LA PUBLICIDAD Y SU FUERZA DE PERSUASIÓN


Ángela Edo Doménech


La publicidad ha existido desde los inicios de la historia,  y desde el siglo XX con el desarrollo de los medios de comunicación, el hombre ha nacido, crecido, vivido y evolucionada con ella. La publicidad  es toda forma de comunicación realizada por una persona física o jurídica, pública o privada, en el ejercicio de una actividad comercial, industrial, artesanal o profesional, con el fin de promover de forma directa o indirecta la contratación de bienes muebles o inmuebles, servicios, derechos y obligaciones. ¿Pero  en realidad qué es lo que hace, persuadir y convencer o manipular y engañar? Como ya comenté en mi anterior entrada la publicidad nos remite a un mundo fantástico, un espacio ideal al que debemos aspirar, un espejo en el que mirarnos para ser aceptados socialmente y alcanzar el éxito familiar, profesional… La publicidad es el escaparate de nuestros deseos y sueños, tanto los públicos como los más íntimos. La publicidad posee una gran fuerza de persuasión, que influye en la transmisión de valores y creencias.  Además potencia estereotipos, potencia las desigualdades de género (como hemos visto en muchos ejemplos del blog), nos vuelve más consumistas…

 En acuerdo con el paradigma de Karl Marx, creo que la desigualdad no es inevitable  y que los medios de comunicación pueden contribuir a desarrollar una sociedad más justa e igualitaria, es decir, pueden contribuir al cambio de la sociedad.




Este anuncio es una de los muchos que debemos evitar, para conseguir una sociedad menos consumista, menos desigual y más ética. Ya que como podemos ver incita a la violencia y a la desigualdad de género.

El problema está en que muchas veces vende más lo no ético y se prefiere esto ante los mensajes responsables. Por ello, debemos apostar todos por una publicidad más ética y responsable que ayude al cambio social, una publicidad que sea justa, verdadera, veraz e inteligible. Para ello debemos reflexionar, ¿qué es para vosotros la publicidad?, ¿es manipulación o es información?, ¿es el reflejo de nuestra sociedad o no?, ¿debería cambiar?... y a partir de aquí, empezar a movilizarnos todos para conseguir un cambio.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada