En este blog hablaremos sobre la “Construcción de los roles de género, violencias y desigualdades en la publicidad”. Desde el punto de vista de la comunicación analizaremos la situación actual de la sociedad y cómo afectan las disigualdades de género a las pautas colectivas de conducta. En las diferentes entradas profundizaremos en los diferentes aspectos que engloba nuestro tema, poniendo ejemplo reales vinculados al mundo de la publicidad.

dimarts, 17 de maig de 2011

LA MUJER EN LA PUBLICIDAD

ÁNGELA EDO DOMÉNECH

     Navegando por la red he encontrado un vídeo muy interesante que trata sobre la publicidad y la utilización que hacen los medios de comunicación de la mujer. En este podemos observar que se plantean distintos puntos de vista en cuanto a la publicidad y la mujer. Por un lado la postura de que la publicidad es reflejo de la sociedad y por ello evoluciona  paralelo  a esta. Por otro lado,  la postura de que la publicidad no ha evolucionado al mismo tiempo que la mujer  y por último, la postura que tacha de desproporcionada la polémica del carácter sexista de la publicidad  y al tratarse de un negocio tiene que vender su producto de la forma más atractiva su producto  y no tiene porque coincidir con la realidad.




     Según mi opinión y basándome en diferentes estudios  la publicidad española sigue manteniendo los estereotipos entre mujeres y hombres. Los personajes masculinos y femeninos desempeñan en la publicidad un rol tradicional en más de un 60% de los casos. Los varones ocupan hasta el 80% de los papeles de autoridad y las mujeres se identifican con el papel de público consumidor y basan su crédito en su experiencia personal con el producto. El hombre sigue dominando la escena publicitaria ya que tiene una presencia cuatro veces mayor que la femenina en voces prescriptoras y la adelanta en todas las áreas de producto, salvo cosmética y hogar.  Asimismo, un 40% de los personajes femeninos continúa asumiendo funciones dependientes, relacionadas con el papel tradicional de ama de casa, esposa, e incluso objeto sexual, mientras sólo un 9% de los personajes masculinos aparece en una situación similar.

     Y es que con frecuencia “la innovación, la inversión de papeles o el carácter trasgresor aparentemente propuesto en el anuncio, se desmorona ante una mirada más detenida y crítica.  Por ello, creo que el cambio  sigue siendo insuficiente y debemos concienciarnos sobre la igualdad de dignidad de todos, acabar con cualquier tipo de estereotipo, aprender a cuestionarlo y  así, sirvamos de ejemplo a las próximas generaciones.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada